Estiman que hubo una «reaceleración» de la inflación en junio

0
Estiman que hubo una «reaceleración» de la inflación en junio

La disparada de los dólares paralelos que el gobierno de Javier Milei no logra controlar y las subas de tarifas le sumaron todavía más presión a la inflación.

La baja de la inflación desde el pico del 25,5% registrado en diciembre tras la asunción de Javier Milei, a los mismos niveles que había al momento en que Martín Guzmán dejó el ministerio de Economía es la única cucarda que el gobierno libertario celebra y sobre la cual cimenta el relato oficial. Sin embargo ese «éxito» ya quedó en entredicho.

Así lo dejó en claro el mercado, que tanto elogia Milei, y para el que el sendero a la baja ya se agotó.

Tras el dato de mayo (4,2%), la inflación de junio se habría ubicado por encima del 5%. La suba del 35% del dólar libre en el último mes y medio no será gratis para el objetivo del gobierno de seguir bajando el IPC, según analistas.

Luis Caputo y Javier Milei.

Ahora, el Gobierno apuesta a julio y para ello decidió seguir pisando subas. En esa línea la Casa Rosada resolvió postergar de nueva el alza de tarifas de luz y gas y prorrogó el ajuste en el impuesto a los combustibles.

Ante este escenario cada vez son más los economistas que ya hablan de una “reaceleración” de los precios en junio.

Las tarifas golpean muy fuerte el índice elaborado por el INDEC, que difundirá el dato oficial el 12 de julio próximo.

Para los analistas, en las últimas semanas el dólar paralelo estuvo incorporando la inflación acumulada.

Lo único que impide que el rebote de los precios sea mucho mayor es la pronunciada recesión, con fuertes caídas en el consumo.

La fuerte caída en el nivel de actividad y la mayor facilidad para el pago de importaciones al tipo de cambio oficial reducen la necesidad y capacidad de traslado a precios, según expertos.

Hay coincidencia en que esta vez el impacto del salto del tipo de cambio sobre los precios será más moderado que en el pasado y una de las claves de ello es la política contractiva que aplica el ministro de Economía, Luis Caputo.

Con una menor demanda de bienes y servicios, las empresas ya no puedan trasladar ese mayor costo al consumidor final, al menos por ahora.

A su vez, la suba del desempleo también conspira contra el consumo, que está en niveles muy bajo.

El freno en el encarecimiento de alimentos y bebidas le quita presión al índice de inflación, más allá de lo ocurrido con las tarifas.

Déjanos tu comentario